El avión que estaba instalado en el acceso al aeropuerto de Resistencia fue retirado para tareas de restauración y reubicado.

La provincia 19 de diciembre de 2020 Por Editorial
El Gloster Meteor fue retirado de la rotonda de acceso para que alumnos de la Escuela de Educación Técnica Aeronáutica 32 y el personal de la Base Área Militar le realicen tareas de restauración. Tras concluir con las reparaciones, el avión caza fue reubicado en la segunda rotonda, en el ingreso a la zona del radar.
avion2zzz

Quienes usualmente transitan por el acceso al aeropuerto de Resistencia notaron una ausencia: el avión Gloster Meteor que adornaba la rotonda de ingreso. El mismo desapareció hace más de dos años y nada se supo de él. Hasta este viernes.

Luego de un arduo trabajo, y ya como nuevo, el Gloster volvió a adornar el aeropuerto. Sin embargo, fue reubicado en la segunda rotonda del acceso, en el ingreso al área donde funciona el radar.

Un poco de historia de los Gloster en Argentina

Según recuerda el historiador Marcos Kowalski, en el portal Zona Militar, al finalizar la segunda guerra mundial el Reino Unido tenía una deuda externa fabulosa, y en una decisión unilateral decide declararla “odiosa” e “inconvertible” aduciendo que se origina en el esfuerzo de una guerra justa. Entre los numerosos acreedores, se encontraba la Argentina, que comienza entonces con negociaciones para recuperar sus acreencias.

En las negociaciones, durante el gobierno de Juan Perón, para regularizar la situación y como parte de pago de la abultada deuda que Gran Bretaña mantenía con nuestro país por los alimentos y materias primas entregadas durante la Segunda Guerra Mundial. llegan los Gloster Meteor F-4 que es el primer reactor en servicio en una Fuerza Aérea sudamericana, se convierte así la Fuerza Aérea Argentina en pionera en el uso de cazas a reacción en América del Sur.

Se trata del primer jet de combate occidental en entrar en servicio operativo, era una aeronave totalmente metálica con tren de aterrizaje triciclo y retráctil, alas rectas y dos turborreactores instalados en la sección media de los planos. En total, y luego de arduas conversaciones con las que se pretendía incorporar hasta 400 Gloster Meteor, se llega a un acuerdo por el suministro de 100 ejemplares 50 nuevos, construidos por Gloster Aircraft Co. Y otros 50 ex RAF, pero casi sin uso.

La Fuerza Aérea Argentina manda a Inglaterra al 1er Teniente Edmundo Osvaldo Weiss, piloto de pruebas de la Fábrica Militar de Aviones para la evaluación inicial de los Gloster al que después se uniría un contingente para que realice la adaptación a los reactores y al avión, hasta ese momento una novedad en el mundo aeronáutico.

Estos pilotos realizaron su entrenamiento a bordo de ejemplares Gloster MK.III de la RAF. y un lote de 6 ejemplares de Gloster Meteor F-4, adquiridos para entrenamiento que solamente fueron utilizados en Inglaterra con las matrículas I-007 a I-012. Estas máquinas nunca llegaron a la Argentina siendo reemplazadas por otras 6 nuevas, aunque se especula que por lo menos los conjuntos alares de tres de estas arribaron al país, posteriormente.

Entre los enviados se encontraban ingenieros, como Victor Nemesio Acuña y pilotos de experiencia como el capitán Carlos Soto, el 1er Teniente Ricardo Favre, los Tenientes Vedania, Mannuwal, Martínez Zuviría y Oscar Romano, los alféreces Carlos Pastor, Gert Kleissen, Luis Valoni, Armando Bernasconi, Jorge Rangugni y Bravo Deheza.

Los primeros seis Gloster MK. IV llegan a Buenos Aires en barco, el 8 de julio de 1947, una vez ensamblado, el primer Gloster (matrícula I-005) realizaría el vuelo bautismal del avión en la Argentina el 11 de julio, despegando desde una pista improvisada montada sobre la Avenida Edison, frente a la usina eléctrica de Puerto Nuevo y arribando a la BAM El Palomar, tripulado por el piloto de la RAF William Waterton.

El 3 de diciembre de 1947, por decreto 37993-BAR 260 es creado el Regimiento 4 de Caza en la localidad de Tandil, provincia de Buenos Aires y el 3 de marzo de 1948 es oficialmente dado de alta el sistema de armas Gloster MK. IV en la Fuerza Aérea Argentina. El 23 de abril de 1948 se produce la primera baja del sistema Meteor, cuando el Alférez Jorge Rangugni pierde la vida a bordo del I-018 al no poder controlar su avión a la salida de un tonel.

El 7 de julio de 1949 es creado el Regimiento 6 de caza. En 1950 por un cambio de denominaciones dentro de la fuerza, el Regimiento 4 pasa a ser el Grupo 2 de Caza (G2C) y el Regimiento 6, el Grupo 3 de Caza (G3C), cada uno de estos grupos quedo conformado por 4 escuadrillas. Y todos operaban desde la BAM Tandil que pasa a denominarse VI Brigada Aérea en 1952.

En 1952 el Grupo 3 es trasladado al Aeródromo de Morón, transformando al Aeródromo en la Base Aérea Militar Morón pasando, los Gloster, a integrar la VII Brigada Aérea. En 1953 el Grupo 2 de Caza es desactivado y todas sus aeronaves van a formar parte del Grupo 3 de Caza, pero en 1955 es reactivado el G2C nuevamente en Tandil, hasta que fue desactivado definitivamente en 1960 trasladando los Meteor otra vez a Morón.

El 16 de junio de 1955 en los incidentes en el intento de golpe de Estado al gobierno del Gral. Juan D. Perón, que llevaron al Bombardeo de la Plaza de Mayo, la casa de gobierno y sus aledaños, tanto en el bando Leal al gobierno como del Rebelde, participaron los Gloster de la VII Brigada Aérea de Morón.

Durante la defensa de Buenos Aires, atacada por aviones de la Armada, se produjo un combate aéreo entre una escuadrilla de interceptores Meteor Leales al gobierno de Perón que estaban al mando del 1er. Tte. Juan García (volando el Meteor matrícula I-039), 1er. Tte. Mario Olezza (I-077), 1er. Tte. Osvaldo Rosito (I-090) y el Tte. Ernesto Adradas (I-063).

Se enfrentaron a las máquinas Rebeldes AT-6 Texan, pilotadas por Tte. de Corbeta Máximo Rivero Kelly (en el Texan matriculado 0342/3-A-29) y el guardiamarina Armando Román (0352/3-A-23).

El combate se produjo a baja altura sobre el Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery y el Río de la Plata, cayendo el Texan del guardiamarina Román bajo los cañones de Adradas. Román pudo saltar en paracaídas cayendo al río y Adradas logró el primer derribo de la FAA y el primer derribo realizado por un reactor en el Continente Americano.

Mientras otro Meteor ametralló a un rebelde en la vertical del Aeropuerto de Ezeiza. Los rebeldes tomaron la Base Aérea Militar Morón base de los Meteor, y los volaron en varios ataques contra las fuerzas leales al gobierno y la Casa Rosada antes de que la rebelión fuese derrotada al final del día. Tras del fracaso del intento revolucionario, estos pilotos rebeldes se dirigieron a Uruguay con sus Gloster y solo regresaron después del éxito de la llamada Revolución Libertadora ese mismo año.

Los Gloster Meteor sufrieron innumerables accidentes, que lamentablemente dejaron un numero importantes de víctimas, pero hubo dos que marcaron un antes y un después en la historia de este avión, el antecedente más grave, fue cuando cayeron dos aviones Gloster, con numerosos muertos y heridos.

El primero ocurrió el lunes 16 de julio de 1956, y los aviones estaban piloteados por los tenientes Luis Soto y Rafael Contisani, de la VII Brigada Aérea de Morón. Cumpliendo un vuelo de entrenamiento se tocaron en el aire. Los pilotos, entonces, se lanzaron en paracaídas y salvaron la vida. No obstante, los aviones cayeron sobre una zona de Ituzaingó, no lejos de la Base.

Uno destruyó una casilla prefabricada, habitada por la familia Flores, con 4 hijos. El segundo avión cayó sobre el pabellón 13 de la Colonia de ancianos Martín Rodríguez, propiedad de la Municipalidad de Buenos Aires. El incendio, que se produjo como consecuencia del impacto de la aeronave, fue combatido por los bomberos de Morón y La Matanza, y recién se apagó hacia la noche. Los informes de los medios citaron 8 muertos, 1 desaparecido y 5 heridos graves.

El otro accidente grave fue el 10 de marzo de 1958, después de las 11.30 horas, en la calle Maisón, de Castelar sur, cerca de la VII Brigada Aérea de Morón. Un avión Gloster Meteor, matrícula I-087, despegó de la pista situada sobre el eje de la calle Maison, de sur a norte. Su piloto era el teniente César Piñón. A 500 metros aproximadamente se hallaba la avenida Zeballos, y el comienzo de la zona urbanizada de Castelar sur.

El piloto perdió el control del aparato, por falla de una de sus turbinas en una maniobra y se estrelló en la zona de las calles Maison y Libertador San Martín. El avión comenzó a desintegrarse, y sus restos recorrieron alrededor de 400 metros, hasta detenerse en la intersección de Maison y Dardo Rocha.

En este último punto había una Escuela Primaria, la Nº 17, con alumnos en su interior. El momento del accidente, previo a la salida de los alumnos, evitó una masacre mayor. Como resultado final, murieron el piloto, una cantidad no determinada de vecinos, (había partes de cuerpos humanos esparcidos en el lugar) que se calcularon en más de diez y hubo numerosos heridos. Las viviendas sufrieron graves deterioros y muchas debieron ser demolidas. Este accidente ocasiono un cambio en las operaciones de despegue y aterrizaje en la BAM Morón.

Para mediados de la década de los ´60 los problemas con los Gloster se sucedían en forma constante, a los consabidos, que acarreaba la variante MK. IV como fallas en su diseño con relación al peso y balanceo, compensados mediante contrapesos en ambas turbinas (75 Kg. En cada una) y en la trompa de la aeronave (150 Kg.), las pocas horas de vuelo (25hs) a las que debían someterse los motores a inspección de rutina o las 200hs tras las cuales se debía hacer la inspección mayor, en los talleres de la Fábrica Militar de Aviones.

Tenía problemas de presurización y calefacción de cabina, sus comandos no eran asistidos, problemas con el tren de aterrizaje, muestra de esto último son las 40 unidades que sufrieron problemas con el mismo, ya sea por repliegue parcial o total del tren central como así también de la rueda delantera, que al principio se atribuyó a su utilización en Tandil sobre pista de pasto, pero siguieron produciéndose en Morón en pista de cemento.

Los otros inconvenientes que afectaban mucho a la operatoria de los MK. IV eran, el ineficiente sistema de oxígeno o la imposibilidad de dotar a los aviones con asiento eyectable, (disponía de un asiento poco ergonómico donde el paracaídas oficiaba de almohadón sobre el que se sentaba el piloto).

La Fuerza Aérea solicito a Gloster, Aircraft Co los asientos eyectables, pero el tema no pudo concretarse debido a que hacía falta una profunda revisión y reestructuración del fuselaje, los que implicaba una erogación de dinero superior a la que se debía hacer si se adquiría una nueva aeronave. También hubo varios accidentes al desprenderse el tanque auxiliar de combustible (110 Lts.) ventral.

En 1966 el Grupo de 2 de Caza Bombarderos (G2B) es disuelto y trasladado a la BAM El Plumerillo, provincia de Mendoza, Sede de la IV Brigada Aérea que desde diciembre de 1960 operaba los 28 Sabre F-86F 40 (1) comprados a Estados Unidos y los flamantes Morane Saulnier Paris. (2)

Los Gloster Meteor activos continuaron en servicio hasta su baja en diciembre de 1969 dentro del Grupo 3, de la VII Brigada Aérea, un pequeño lote de Gloster siguió en servicio un año más hasta el 29 de diciembre de 1970, ese día los Gloster Meteor remanentes en condiciones de vuelo, matriculas C-005, C-027, C-029, C-037, C-038, C-051, C-057, C-071, C-088, C-093, C-094 y C-099 sobrevolaron la BAM Morón por ultima ves. (3).

Mediante este avión de caza, se puso a la Argentina de los primeros años de la década del 50 del siglo pasado a la vanguardia del poder aéreo sud americano, primero con su misión de interceptor y desde inicio de los 60 como consecuencia de la incorporación de los mas modernos F-86F Sabre como caza bombardero, significo un enorme avance en su época para la Aviación Militar Argentina y voló formo pilotos en aviones a reacción durante sus casi 25 años operativos.

 

fuente: chacodiapordia