Mercenarios, corruptos y aliados que mintieron por él: los indultados de Trump

El mundo 23 de diciembre de 2020 Por Editorial
Los indultos que generaron más repudio en el mundo fueron los que recibieron los exempleados de la empresa de seguridad Blackwater, la compañía que se convirtió en sinónimo de mercenarios modernos y violaciones a los derechos humanos durante los años de ocupación estadounidense en Irak.
5fe3a9a47f8d8_1004x565

Como todos sus antecesores, el presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, indultó a 15 condenados, entre ellos cinco guardias de seguridad privada que cometieron una masacre en Irak, dos de sus aliados que mintieron por él al FBI, dos exlegisladores corruptos y dos agentes fronterizos que dispararon e hirieron a un sospechoso de traficar marihuana.

Nicholas Slatten, Paul Slough, Evan Liberty y Dustin Heard habían sido condenados por su rol en la masacre de 14 civiles iraquíes desarmados en una plaza de Bagdad en 2007. La matanza desnudó el poder que habían ganado las empresas de seguridad privada y su inmunidad para operar en el país ocupado.

La Casa Blanca explicó en un comunicado que Trump los indultó porque "tienen una larga historia de servicio a la nación", detalló sus pasados como miembros de las Fuerzas Armadas estadounidenses y acusó de presuntos vínculos con combatientes radicales al principal investigador iraquí, que nutrió de pruebas para el juicio en suelo norteamericano.

Estos indultos fueron repudiados rápidamente por la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos de la ONU y por las propias víctimas e investigadores del caso en Irak.

"Perdí toda esperanza hace mucho tiempo. Lo recuerdo como si fuera ayer. Recogí a la gente, la llevé al hospital, tomé declaraciones, pero sabía que no veríamos justicia", aseguró Fares Saadi, el oficial de la Policía iraquí que investigó la masacre, en diálogo con la agencia de noticias AFP.

El presidente saliente también uso su poder para perdonar a dos hombres que reconocieron ante la Justicia haber mentido al FBI en la investigación que buscó, sin éxito, determinar si en 2016 hubo un complot entre el Gobierno ruso y la campaña de Trump para ayudarlo en su victoria electoral.

El exasesor electoral George Papadopoulos había sido condenado tras aceptar que se había enterado que agentes rusos decían tener información incriminatoria de la entonces candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, cuando ya trabajaba para la campaña del republicano.

El otro que mintió en la investigación del FBI que acosó a Trump durante meses fue el abogado holandés y familiar político de un conocido millonario ruso, Alex van der Zwaan.

Con Papadopoulos y Van der Zwaan ya son cuatro los condenados en el marco de esa investigación del FBI que fueron perdonados por Trump.

Otros dos beneficiados por los indultos presidenciales a menos de un mes del traspaso del poder fueron los exlegisladores republicanos, Duncan Hunter y Chris Collins.

El primero se declaró culpable el año pasado de "mal uso" de fondos de su última campaña electoral, mientras que el segundo, el primer congresista que apoyó públicamente a la candidatura de Trump en 2016, reconoció también en 2019 haber cometido fraude.

Otros dos perdonados son Ignacio Ramos y Jose Compean, agentes de la Patrulla Fronteriza estadounidense condenados por disparar y herir a una persona desarmada que ellos creían era un traficante de marihuana en la localidad de El Paso, en Texas, en 2005.

Los dos ya habían recibido una conmutación de sus penas firmada por el expresidente George W. Bush antes de terminar su mandato.

Los restantes beneficiados incluyen un dentista condenado por fraude contra un seguro médico porque hizo facturas falsas, un hombre condenado a 55 años de cárcel por vender marihuana en posesión de un arma de fuego y un funcionario local del estado de Utah que cumplía una pena por posesión de drogas con intención de vender.

fuente: telam