Fiestas de fin de año: el hospital Perrando garantiza los servicios básicos, de urgencias y guardias

La provincia 24 de diciembre de 2020 Por Editorial
La jefa del Servicio de Guardia Adriana Luna alertó sobre el crecimiento de siniestros viales e instó a evitar la ingesta de bebidas alcohólicas si van a conducir. Además, recordó que, durante el año, en el contexto de pandemia por COVID-19, se readecuaron diferentes espacios como el sector "Triage" y el Consultorio de Febriles.
HBSTCZDFMM4DAMTDG5RTCMJZGI

El hospital Julio C. Perrando garantiza la cobertura de servicios básicos, urgencias y guardias durante las jornadas festivas de navidad y año nuevo. “Durante las fiestas se garantiza la cobertura de los servicios básicos y urgencias con médicos, enfermeros y mucamos de guardia activa. Además, se cuenta con guardia pasiva de profesionales en distintas especialidades”, recalcó la jefa del Servicio de Guardia Adriana Luna.

Este servicio se organiza en distintas áreas, consta de 20 camas y 4 sillones reclinables. Durante este año en el contexto de la pandemia por COVID-19 se realizó una readecuación de diversos espacios para la atención de pacientes. A partir de este año se implementó el sector de “Triage”, que es un sistema de clasificación de pacientes que permite evaluar las prioridades de atención, con el objetivo de agilizar la atención a quienes presentan patologías graves. “En este sector se define la eventual internación o bien la continuidad de la atención en forma ambulatoria”, añadió.

 
En tanto que para aquellas personas que presentan síntomas compatibles con coronavirus se habilitó el Consultorio de Febriles, que funciona las 24 horas del día, ubicado sobre Nicolás Roja Acosta 245. Desde el frente del hospital una línea roja guía a las personas hasta el Consultorio de Febriles y otra línea azul dirige a las personas a la guardia general del sector Triage.

 

Shock Room

La jefa del Servicio de Guardia detalló el trabajo que realizan a diario en la sala de Shock Room. “Es un área preparada con equipamiento necesario para recibir pacientes en estado crítico, la mayoría traídos por la ambulancia, se reciben pacientes con politraumatismo grave, heridas de arma blanca, heridas de arma de fuego, accidente cerebro vascular, hemorragia digestiva, intoxicación con drogas y alcohol, enfermedades crónicas agudizadas como por ejemplo insuficiencia renal aguda y crónica que requieren diálisis de urgencias, patologías cardíacas, enfermedades pulmonares crónicas que requieren ser conectados a un respirador”, relató Luna.

La profesional recordó que las restricciones para circular durante el lapso más estricto de la cuarentena se vieron reflejadas con una reducción en la cantidad de pacientes ingresados al hospital por siniestros viales. “Disminuyó el número habitual de pacientes atendidos, tanto las consultas espontáneas, como así también los traumatismos por accidentes de tránsito”, recalcó.

Aunque advirtió que esa situación se fue modificando, ya que en los primeros meses del aislamiento obligatorio disminuyó el número de accidentes y la gravedad, en consecuencia se disponía de camas para internación de pacientes. “Pero una vez que comenzaron a flexibilizar la cuarentena, aumentó el tránsito y también los accidentes. Es de público conocimiento la gran demanda de camas ocupadas por accidentados y que está en una curva ascendente”, remarcó.

Los accidentes de tránsito más frecuentes son los de moto, siendo protagonistas personas jóvenes entre 15 y 40 años. “La mayoría no usa casco y frecuentemente estos siniestros están relacionados al consumo de bebidas alcohólicas, se ve un aumento de peatones embestidos por motos, con lesiones graves que en algunos casos tienen una consecuencia fatal. También aumentaron las consultas por intoxicaciones con drogas y alcohol”, precisó.

También advirtió que aumentaron los pacientes con patologías crónicas agudizadas por falta de controles y tratamiento durante la cuarentena, que llegan en un estado crítico y recalcó la importancia de no suspender los controles que regularmente cada paciente debe realizarse y que el hospital ofrece aún en un contexto de pandemia. El Servicio de Consultorios externos del Perrando está funcionando con turnos programados y también mediante consultas online.

 

Otras áreas

El área de admisión es un espacio recientemente inaugurado que consta de seis camas para recepción y evaluación de pacientes con múltiples patologías. “Estos pacientes requieren de un período de observación más prolongado y no están en condiciones de ser evaluados en consultorio”, remarcó.

En cuanto al espacio de internación abreviada es un área con sillones reclinables donde quedan pacientes a la espera de resultados de exámenes complementarios luego de los cuales se define su internación o alta. “La mayoría son pacientes con abdomen agudo a la espera de resolución quirúrgica”, explicó.

 

En las salas 1 y 2 existe un área de internación equipada para seguimiento y control de pacientes con episodio agudo que requieren internación y su ulterior pase de servicio a la sala correspondiente. En tanto que la sala de yeso, está recientemente inaugurada, es atendida por un traumatólogo, donde se realiza la colocación de yesos y se atiende múltiples traumatismos. El denominado “quirofanito” es un área destinada a la atención de pacientes que presentan heridas que requieren suturas.

 

Recomendaciones y cuidados

“En este tiempo de festejos de fin de año en que se ingieren más bebidas con alcohol, es importante que quien lo haga no conduzca ningún tipo de vehículo para prevenir accidentes”, recalcó la jefa del Servicio de Guardia del Perrando. “Con respecto a los cuidados frente al COVID-19 insistimos en recomendar que las reuniones se realicen al aire libre, en los patios, con el distanciamiento físico debido, y de no ser posible al aire libre, abrir puertas, y ventanas para asegurar buena ventilación”, concluyó.