Inició la licitación para terminar la pavimentación de las avenidas Azurduy y Rosas de Resistencia

La ciudad 30 de diciembre de 2020 Por Editorial
Son obras que llevan tiempo paralizadas y que permitirán constituir un corredor vial en la zona Norte de la ciudad conectando las autovías 16 y 11.
asfalto

Este miércoles se publicó el llamado a licitación para terminar la pavimentación de las avenidas Juana Azurduy y Juan Manuel de Rosas de Resistencia, obra que permitirá unir las autovías de las rutas 16 y 11, constituyendo un corredor vial en la zona Norte de la ciudad. Incluye iluminación, desagües pluviales y señalización con un presupuesto de $341.985.850.

“Es una excelente noticia para los vecinos y vecinas de Resistencia; junto con las obras de las avenidas San Martín, Alberdi, el pavimento de Villa Pegoraro, Seitor y Roger Valet tendrán una mejor infraestructura”, subrayó el gobernador Jorge Capitanich.

 
El mandatario agradeció al presidente Alberto Fernández y al ministro de Obras Públicas de la Nación, Gabriel Katopodis, por hacer posible la reanudación de obras paralizadas durante los cuatro años de gestión del ex presidente Mauricio Macri. Además, valoró la gestión del administrador de Vialidad Nacional, Gustavo Arrieta, para la licitación de esta iniciativa haciendo hincapié en el “gran esfuerzo realizado en tiempos de pandemia por mejorar la infraestructura en Resistencia”.

“Nos queda pendiente avanzar con obras hídricas en el microcentro de la ciudad y la terminación de la autovía de la ruta 11”, anticipó Capitanich, y aseguró que “el año 2021 será, sin lugar a dudas, el año de grandes desafíos”.

Detalles del proyecto

El proyecto propone mejorar sustancialmente las condiciones de transitabilidad, seguridad y comodidad de desplazamiento para vehículos en la actual avenida Juana Azurduy, entre Autovía Ruta Nacional N° 11 y Avenida Juan Manuel de Rosas, y sobre la Avenida Juan Manuel de Rosas, entre Avenida Juana Azurduy y Autovía Ruta Nacional N°16, de Resistencia. La propuesta contempla terminar los trabajos iniciados en ambas arterias y que a la fecha no han sido concluidos, dejando calles semi-pavimentadas, con media calzada o solamente con una calzada de pavimento y desagües sin concluir.

Para el tramo a intervenir, el mejoramiento aludido consiste en que la actual calle de tierra pase a tener dos calzadas pavimentadas, separadas por un cantero central. También se incluyen en el proyecto obras de desagües secundarios que aseguran el correcto escurrimiento del agua hacia los receptores previstos, y una adecuada iluminación y señalización horizontal y vertical, más las correspondientes rampas para personas con discapacidad.