La Conmebol definió sede de la final de la Copa Libertadores entre River y Flamengo: se juega en Lima

Deportes 06 de noviembre de 2019 Por
Debido al conflicto social que atraviesa Chile, la Conmebol definió una nueva sede: Lima, Perú. Sin embargo, aun no se sabe cuál será el estadio.
1572977074583

La Conmebol definió remover al Estadio Nacional de Santiago de Chile y anunció que la final de la Copa Libertadores se jugará en Lima, Perú. Sin embargo, el estadio aun no está definido: Monumental o el Nacional.

Tras la reunión con el presidente de River,  Rodolfo D'Onofrio, su par de Flamengo, Rodolfo Landim, los líderes de las federaciones brasileña y Argentina, Rogério Caboclo y Claudio Tapia, en Paraguay, la entidad rectora del fútbol sudamericano notificó el cambio de sede que también modifica los planes de ambos equipos. La fecha será la misma: el 23 de noviembre. Con capacidad para 80.000, el estadio agrega poco menos de casi 30.000 asientos con respecto a Chile.

"Hoy tenemos dos escenarios: estamos trabajando con el estadio Monumental y el Nacional. Lo ideal sería encontrar el mejor lugar con mejor capacidad, por lo que genera este partido en sí. Queremos encontrar el mejor estadio, trabajando para determinar en cuál de los dos estadios se va a disputar el partido", afirmó el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez.

"La elección del nuevo escenario se apoya en el ofrecimiento del gobierno del Perú, y en las garantías de seguridad que ha dado. La decisión fue consensuada con los presidentes de los clubes Flamengo y River, de las asociaciones de Argentina, Brasil y Chile y se sustentó asimismo en la política de realizar cada una de las finales únicas en diferentes países", afirmaron desde la Conmebol en un comunicado.

En tanto que sobre Chile señalaron: "Conmebol agradece vivamente al gobierno de Chile la activa colaboración que prestaron las diversas reparticiones públicas para la correcta organización de la Final Única de la CONMEBOL Libertadores 2019. Deseamos al pueblo chileno y sus autoridades paz y buena voluntad".

La crisis social e institucional que atraviesa Chile ya lleva miles de heridos y una importante cantidad de muertos en medio de jornadas continuas de represión y multitudinarias manifestaciones. En ese terrible contexto ya se habían anticipado marchas para boicotear el partido, por lo que las condiciones de seguridad no estaban dadas para disputar el duelo en territorio chileno.