Cristina a Alberto: "No se preocupe por las tapas de diario, preocúpese por llegar al corazón de los argentinos"

La nación 10 de diciembre de 2019 Por
En su primer discurso como vicepresidente electa, Fernández de Kirchner castigó a la gestión de Mauricio Macri y le pidió al nuevo mandatario que "tenga fe en el pueblo".
5df031ef85f4b_1004x565

En su primer discurso como vicepresidente, y ante una Plaza de Mayo repleta, Cristina Fernández de Kirchner le dijo a Alberto Fernández que "no se preocupe por las tapas de diario" y que "se preocupe por llegar al corazón de los argentinos", dado que "ellos siempre van a estar con usted".
 
Desde el escenario montado en la explanada de la Casa Rosada, Cristina se dirigió a las miles de personas que desfilaron por la plaza desde muy temprano para participar de la celebraciones por el Día de la Democracia y los DDHH, en el marco del traspaso de mando.
"Le han dejado un país devastado, pero usted tiene la fuerza y la convicción para cambiar esta realidad tan fea que hoy viven los argentinos. Tenga fe en el pueblo, tenga fe en la historia. La historia la terminan escribiendo más temprano o más tarde, los pueblos", le pidió la expresidente al flamante mandatario.

Con respecto a la formación del Frente de Todos, Fernández de Kirchner sostuvo: "Estamos aquí porque hemos unido las voluntades, no solamente la voluntad individual de un dirigente o dirigenta. Unimos la voluntad de millones que creen que es posible vivir en un país diferentes, en un país mejor”.

"Yo no soy hipócrita, no lo voy a ser nunca. Puedo equivocarme, puedo cometer errores, pero ustedes saben que digo lo que pienso y hago lo que siento. Nunca otra cosa diferente", advirtió Cristina, y destacó que "le hemos puesto a la voluntad política de cambio la memoria del pueblo y de la historia".

En referencia a la unidad conseguida en su espacio político, dijo: "La moldeamos con la humildad. Con la humildad que debemos tener todos y cada uno de nosotros para saber que lo colectivo es más importante que lo individual".

Y agregó: "Los dirigentes deben entender de una buena vez por todas, con generosidad y humildad, que no todo empieza y termina en uno. Al contrario, uno es más grande cuando es parte de un todo, sino solamente somos individualidades sueltas".