Filas en comercios, calles vacías y fuertes controles, el paronama en Argentina

La nación 20 de marzo de 2020 Por Editorial
Las ciudades del interior del país presentaban un movimiento similar al de los fines de semana en el primer día del aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por las autoridades nacionales.
las-primeras-horas-de-la___SHhLiznL9_0x750__2

En la primera jornada del aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto para mitigar el avance de la pandemia de coronavirus, las ciudades del interior del país presentaban un ritmo similar al de un día de fin de semana, con algunas filas en comercios como farmacias y supermercados, menor cantidad de autos y transporte público, y estrictos controles para garantizar el efectivo cumplimiento de la medida.

La capital bonaerense presentaba un ritmo similar al de un día feriado: las calles de la ciudad estaban desiertas, así como los barrios, donde la circulación vehicular es casi nula. En ese sentido, el municipio dispuso operativos para controlar la bajada de la autopista la Plata Buenos Aires y las arterias más transitadas de la ciudad.

En la ciudad bonaerense de Bahía Blanca, el transporte público de pasajeros circulaba en horario reducido y similar a lo que ocurre durante los días sábados, mientras que los taxis y remises trabajaban con normalidad.

Un panorama similar mostraba la ciudad de Rosario, donde hay controles de vehículos que transitan por las calles, a cuyos conductores se les solicita la documentación y deben exponer el motivo del traslado.


 

En el sur del país, la ciudad de Río Gallegos, se registraba poco movimiento, sobre todo en los barrios. En el centro, algunas personas formaban filas, con la distancia recomendada entre ellas, frente a los supermercados, el correo, las farmacias y los cajeros automáticos, mientras las fuerzas de seguridad circulaban y, en algunos casos, utilizaban megáfonos para recordar las restricciones.

No obstante, algunas personas que tuvieron que salir de sus casas contaron a Télam que ningún efectivo de seguridad les requirió explicaciones sobre el motivo por el que estaban circulando.

La ciudad de Neuquén, en tanto, lucía hoy paralizada y solo mantenían activos servicios esenciales como el transporte público, con esquema reducido y la recolección de residuos, pero no las ferias de venta de verdura y frutas en distintos barrios, que fueron suspendidas por el municipio así como los casamientos.

Algo similar ocurría en otros puntos del país, donde se veían en las calles vehículos de fuerzas de seguridad que circulaban con altoparlantes a través de los cuales se recordaba a los vecinos y las vecinas la vigencia del aislamiento social, preventivo y obligatorio que rige desde el primer minuto de hoy, y que se extenderá hasta el 31 de marzo, para hacer frente a la pandemia de coronavirus.
 

Como zona petrolera, en Neuquén y a primera hora, se observó la circulación de vehículos de empresas del sector que, también con esquemas especiales, mantenían en funcionamiento y la producción de los yacimientos de hidrocarburos.

En Río Gallegos, el acatamiento es notable aunque se registraba mucha gente en los supermercados y varios autos circulando por el centro de la ciudad, al tiempo que en Calafate, donde el aislamiento rige desde el martes, ya casi no quedan turistas.

En Chubut, las restricciones se cumplían de manera parcial, ya que hoy comenzó el pago a los jubilados de la administración pública provincial y se observaban filas en los cajeros automáticos del Banco del Chubut que hoy no abrió sus puertas.

Toda la provincia de Tierra del Fuego registraba también una notable reducción de movimiento ya que el aislamiento rige allí desde el lunes. Las plazas y los espacios públicos están desiertos así como las calles y los comercios, salvo los que venden alimentos.

En Santiago del Estero, no había hoy comercios abiertos, y el transporte público estaba limitado, del mismo modo que la circulación de taxis. Solo las farmacias permanecían abiertas, atendiendo con estrictas medidas preventivas.

En San Luis, en tanto, se pudo observar durante la mañana un número importante de personas en espacios públicos, como bancos y supermercados. Colas extensas en las puertas de locales que venden alimentos y farmacias fueron los puntos visibles.

La ciudad de Córdoba también se mostraba hoy con un panorama similar a un asueto administrativo, con inactividad en los organismos públicos y escasa actividad comercial, en tanto se registraba una inusual presencia policial en las calles y rutas. Hasta el mediodía, el transporte urbano de pasajeros circulaba con frecuencia de fin de semana y con pocos pasajeros, mientras que los taxis y remises trabajaban con normalidad.

En Mendoza, la actividad era como la de un día feriado, con filas de personas en algunos supermercados que se fueron regulando con las horas. Cerca de 2.500 policías recorrían las calles para controlar el efectivo cumplimiento de la medida dispuesta por el Gobierno nacional.

En la mendocina ciudad de San Rafael, desde ayer ningún alojamiento admite ingresos mientras que, en Malargüe, tampoco se acepta la llegada de turistas aunque dos hoteles tienen personal petrolero alojado.

La ciudad de Santa Rosa estaba prácticamente vacía pero en los alrededores se podía observar una movilidad social no siempre prioritaria: gente formando largas filas, respetando la distancia entre uno y otro, en los lugares de expendio de alimento, como supermercados, carnicerías y verdulerías.

En Jujuy, la capital registra una baja considerable de circulación de personas y vehículos, al igual que el transporte público, mientras se registraron problemas en algunos supermercados porque los consumidores se negaban a cumplir con las medidas previstas para evitar contagios.

También en Corrientes la actividad está reducida a lo esencial: es mínima la cantidad de gente en las calles, muy pocos automovilistas circulan por las avenidas y es escaso el movimiento de tránsito en el puente interprovincial "General Manuel Belgrano" que une a Corrientes con Chaco.

fuente: telam