Manifestantes dan ultimátum al premier armenio para que renuncie, tras acuerdo con Azerbaiyán

El mundo 11 de noviembre de 2020 Por Editorial
Acusan a Nikol Pashinian de haberse rendido para acordar el alto el fuego en la región de Nagorno Karabaj.
5faa7d6ede305_1004x565

Miles de manifestantes protestaron y se enfrentaron con la Policía este miércoles en la capital de Armenia, Ereván, para exigir la renuncia del primer ministro, Nikol Pashinian, en rechazo del alto el fuego acordado en la región separatista de Nagorno Karabaj, que fue celebrado como "una brillante victoria" por Azerbaiyán.

Con gritos contra Pashinian, al que acusan de haberse rendido, la multitud se concentró frente a la Asamblea Nacional (Parlamento) por segundo día consecutivo para exigir su dimisión y rechazar el cese de hostilidades que obliga a ceder parte de territorios del enclave Nagorno Karabaj, de mayoría armenia, que declaró su independencia de Azerbaiyán pero nunca logró reconocimiento internacional.

"Le damos tiempo para dimitir antes de la medianoche y, además, exigimos convocar una reunión extraordinaria del Parlamento para tratar ese asunto", demandó un vocero del partido opositor armenio Dashnaktzutiun, Ishan Sagatelián, explicando los términos del ultimátum.

El propio Pashinian admitió ayer que "esto es un gran fracaso y un desastre" y asumió su responsabilidad personal al respecto, pero rehusó los pedidos de renuncia de los manifestantes y explicó que la situación militar era apremiante.

Frente a esta posición oficial, Sagatelián aclaró que la oposición quiere evitar enfrentamientos, pero destacó su convicción de que los ciudadanos iniciarán actos de desobediencia si se lo piden.

Asimismo, advirtió a las autoridades del "gran error" que sería la práctica de detenciones masivas, como se empezó a ver hoy, reportó la agencia de noticias rusa Sputnik.

Durante las protestas de las últimas horas en Ereván fueron arrestados varios responsables políticos, como el líder de Armenia Próspera, Gagik Tsarukian, así como otros manifestantes.

También se produjeron estampidas y altercados cuando los policías intentaron detener a otros manifestantes que querían intervenir ante la multitud.

Pero, al final, la Policía dejó que las protestas continuaran, pese a que no estaban autorizadas a causa de la ley marcial que rige en el país desde finales de septiembre, cuando comenzó la guerra en Nagorno Karabaj.

El anuncio del alto el fuego el lunes pasado ya desató ese mismo día una ola de protestas y disturbios en la capital armenia, que terminó con la sede de Gobierno saqueada, el edificio del Parlamento tomado por manifestantes y el titular del Poder Legislativo, Ararat Mirzoyan, herido.

Los puntos del acuerdo

El acuerdo establece que cada parte, Armenia y Azerbaiyán, mantendrán las zonas "conquistadas", mientras que una fuerza de paz extranjera -por ahora solo hay confirmados 1.960 rusos- controlará el cese de hostilidades en la línea divisoria de facto entre los lugares bajo control armenio y azerbaiyano, y entre el Nagorno Karabaj separatista y la República de Armenia.

Además, Armenia debe entregar otros distritos que eran controlados desde los años 90 por sus fuerzas: Kalbajar antes del 15 de noviembre de 2020, Agdam antes del 20 de noviembre de 2020 y Lachin antes del 1 de diciembre de 2020.

El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, calificó el acuerdo como "una capitulación" armenia y grupos de personas salieron a las calles con banderas nacionales y de Turquía -el principal aliado del país durante esta guerra-, algunos a pie y otros en autos.

"La Guerra Patria ha terminado. Azerbaiyán obtuvo una brillante victoria en esta guerra, nuestras tierras fueron liberadas de la ocupación, expulsamos a los ocupantes de nuestro terreno", destacó hoy Aliyev en una reunión con militares.

En tono exultante, afirmó que su país evaluará con la ayuda de expertos extranjeros "el daño material y moral" causado por Armenia y presentará demandas en tribunales internacionales.

"Pagarán una indemnización y responderán por sus sucias acciones", se jactó.

En tanto, en la zona disputada, Rusia, que medió para que se firme el cese de hostilidades, ya desplegó fuerzas militares en el corredor de Lachin, que une Armenia con Nagorno Karabaj.

Alrededor de 400 de los 1.960 soldados de las fuerzas de paz rusas que serán desplegadas en los próximos días ya llegaron a Armenia, explicó el Ministerio de Defensa ruso en un comunicado, citado por la agencia de noticias AFP.

Según el pacto firmado esta semana por Armenia, Azerbaiyán y Rusia, las fuerzas de paz serán desplegadas a medida que los militares armenios abandonen los territorios, que pasarán bajo control azerbaiyano y observación rusa.

Turquía, cuyo rol no estaba claro tras el cese de hostilidades, firmó hoy un memorando con Rusia para la creación de un centro de observación del alto el fuego en el enclave separatista.

"Esta mañana se firmó un memorando de entendimiento sobre el centro conjunto ruso-turco para control y monitoreo", declaró el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ante el Parlamento.

Si bien Erdongan dijo ayer que su país participará con Rusia en la misión de paz conjunta en Nagorno Karabaj, el Kremlin descartó luego el envío de fuerzas de paz conjuntas a la zona.

Más de 30.000 personas murieron en la primera guerra por el control del territorio de Nagorno Karabaj en los años 90 y en 1994 ambas partes firmaron un alto el fuego, que desde entonces fue interrumpido a menudo por escaramuzas y enfrentamientos.

El conflicto se mantuvo en mayor parte congelado hasta que el 27 de septiembre pasado, los enfrentamientos entre las fuerzas azerbaiyanas, armenias y las de la región separatista escalaron hasta convertirse en una nueva guerra que duró seis semanas.

fuente: telam