Experto presenta los puntos críticos del proyecto de legalización del aborto

La nación 21 de noviembre de 2020 Por Editorial
El director del Centro de Bioética, Persona y Familia, Jorge Lafferriere, analizó “los puntos críticos” del proyecto de legalización del aborto y del “proyecto de cuidado” presentado el 17 de noviembre por el Presidente Alberto Fernández.
Embarazada_Fotorech-Pixabay19112020

El abogado realizó un análisis preliminar del proyecto de ley de “regulación del acceso a la interrupción voluntaria del embarazo y a la atención posaborto” y del proyecto de ley de “atención y cuidado integral de la salud durante el embarazo y la primera infancia”.

Lafferriere dijo que la presentación de ambos proyectos en forma simultánea “puede generar la impresión de que se trata de una propuesta que busca atender tanto a las madres que quieren abortar, como a aquellas que tienen situaciones de vulnerabilidad y necesitan ayuda para llevar adelante el embarazo, sin jerarquizar una alternativa u otra”.

Además de que “los proyectos presentan una contradicción insalvable y una clara discriminación de los hijos según sean deseados o no deseados”, la “lectura conjunta” de ambas iniciativas dejan en claro “que se ha dado una primacía al aborto y que las normas que se proponen a favor de la maternidad vulnerable no pasan de una declamación poco operativa y que quedará en letra muerta”.

Lo anterior es fundamentado sobre la obligación que tiene el personal de salud y autoridades públicas de entregar información sobre el aborto, “incluso si no hay una solicitud explícita”.

En cambio, en el proyecto de cuidado “no hay una obligación equivalente”.

En ese sentido, la obligación de ofrecer el aborto está “reforzada por la amenaza” de aplicar “sanciones penales” de prisión que van de “tres meses a un año a quien dilatare injustificadamente, obstaculizare o se negare a practicar un aborto”, describe el artículo 14 del proyecto del aborto.

Con esto “se afecta la libertad de actuación profesional, restringida la posibilidad de ofrecer las consideraciones de corte técnico-médico que necesariamente están implicadas en la relación médico-paciente”, aseguró el abogado.

Además, la objeción de conciencia está incorporada “de forma completamente restrictiva y contradictoria”, ya que “el proyecto obliga a los objetores a ‘derivar’ a la paciente para que sea atendida por otro profesional y a ‘adoptar todas las medidas necesarias para garantizar el acceso a la práctica’.

“Así, el objetor se verá obligado en los hechos a cooperar con el aborto y ello significa una violencia inaceptable contra sus convicciones”, aseguró Lafferriere.

El también doctor en Ciencias Jurídicas manifestó que ambos proyectos “dejan en evidencia una flagrante discriminación” entre los niños “deseados” y “no deseados”.

Mientras que los niños “deseados” tendrán derecho “a una vida digna, a la salud integral, a la consideración de su interés superior, los niños no deseados serán privados de todos esos derechos. Estamos ante el surgimiento de categorías de niños, discriminados por la ley”, aseguró Lafferriere.

En ese sentido, “en ningún momento surge una modificación al art. 19 del Código Civil y Comercial o a todas las normas que reconocen que la existencia de la persona comienza desde la concepción”.

“Así, no se niega que hay persona desde la concepción, pero se relativiza su derecho a la vida”, afirmó el abogado.

 
Respecto a la despenalización del aborto, el abogado afirmó que el proyecto “baja la pena de la mujer que aborta fuera de los casos previstos por la ley” de tres meses a un año; “pero además se establece que ‘podrá eximirse de la pena cuando las circunstancias hicieren excusable la conducta’”, esto “a la luz de la experiencia” del fallo FAL de la Corte Suprema, “corre el riesgo de convertirse en un aborto libre a simple demanda”, aseguró Lafferriere.

En cuanto al proyecto de cuidado, el abogado precisó que “esta iniciativa es que la ayuda llega tarde en el embarazo” ya que el aborto es ofrecido hasta la semana 12 de gestación en tanto esta otra alternativa es a partir de la semana 14.

“En un alto porcentaje de casos de vulnerabilidad, la madre piensa en el aborto por presiones y situaciones que afectan su libertad para llevar adelante el embarazo”. 

“Queda claro que hasta la semana 12 de embarazo la única opción que se ofrece es el aborto. Recién cuando decide no abortar, puede pensar en la asignación por embarazo”.

“En cuanto a la iniciativa sobre el cuidado de la salud integral de la madre y los niños en el embarazo y los primeros años de vida, se trata de distintas acciones que llegan tarde con la ayuda y se advierten insuficientes para eliminar las causas que motivan la vulnerabilidad de las mujeres y desproporcionadas en relación con la contundencia y operatividad del proyecto de ley de promoción de las prácticas abortivas”, concluyó Jorge Lafferriere.

fuente: aci prensa