"Macrisis" y "régimen cambiario roto": en el mundo hablan de Macri y consideran sus chances "sombrías" de reelección

La nación 17 de abril de 2019 Por
Nada más y nada menos que Forbes usó el famoso neologismo que une el apellido del Presidente y la palabra "crisis" para destrozarlo, anunció un posible "default" y dijo que el futuro de Cambiemos "se ve terrible". Financial Times, por su parte, sugirió mala praxis del Gobierno y El País afirmó que el líder PRO "se rinde al populismo".
5cb78f40ca6c7_750x541

Hundido en un pozo económico que parece no tener fondo, si hay algo que le interesa a pesar de todo a la administración Cambiemos es la mirada del mundo o, en todo caso, el "apoyo" del planeta. En este caso, ni las "medidas" de control que oficializó hoy el Gobierno le sirvieron para frenar los palos de la prensa internacional: nada más y nada menos que Forbes, Financial Times y El País destrozaron a Mauricio Macri y los anuncios de hoy, se animaron hasta a burlarse con el término "Macrisis", hablaron de "régimen cambiario roto", aseguraron que el líder PRO "se rinde al populismo" y pusieron en serias dudas las chances de reelección. 

"Se ve terrible ahora mismo para el presidente Macri en Argentina", tituló la prestigiosa revista norteamericana Forbes un artículo firmado por el periodista Kenneth Rapoza, en el que sostiene que el mandatario argentino "se está deslizando más en las encuestas y la inflación es ridículamente alta, ahora más del 51% anualizada", por lo que el país "se enfrenta a una ´Macrisis´, como lo llamó un administrador de fondos, agrupando las palabras Macri y crisis en una sola palabra".

De hecho, en Forbes hasta se animaron a instar al país a esperar un default: "¡Prepárate para otro default de Argentina!". En esa línea, agregaron que la "´Macrisis' traerá volatilidad, oportunidades para los especuladores y sufrimiento para la gente real", citando palabras de Fernando Pertini, director de inversiones de Millenia Costa Rica, una firma de gestión de la riqueza, que expuso sus dudas de que "esta población que sufre siga votando por él".

"Si las elecciones se llevaron a cabo hoy, Cristina Kirchner gana y si es elegida por el electorado, será elegida porque los votantes odian al Fondo Monetario Internacional y todo lo que tenga que ver con la reforma de la economía para devolverle el récord del paquete de alta ayuda de USD 56 mil millones", advirtieron.

Según Forbes, "si Cristina está por delante en las encuestas para agosto, los precios de los bonos de Argentina comenzarán a caer" y "solo faltan dos meses para la elección". 

Financial Times, por su parte, publicó una nota firmada por los economistas locales Marcos Buscaglia, socio fundador de Alberdi Partners; Miguel Kiguel, director ejecutivo de Econviews que hasta sonó para integrar el Gobierno; y Eduardo Levy Yeyati, decano de la Escuela de Gobierno de la Universidad Di Tella y ex funcionario de Cambiemos. 

El FT, periódico de origen británico, también le pegó a Cambiemos bajo el título "El régimen cambiario argentino está roto", texto en el que liquidó al Ejecutivo al sostener la idea de que "la Argentina está atrapada en un círculo vicioso" y que "hay que hacer algo antes de que sea demasiado tarde".

"La demanda de tan solo unos pocos millones de dólares en un mercado sin liquidez puede debilitar el peso, como ha sido el caso desde principios de marzo. La depreciación del tipo de cambio conduce rápidamente a aumentos en la inflación, a la dolarización de la cartera y a tasas de interés más altas, ahora el único medio del banco central para defender la moneda", criticaron los analistas.

En el mismo sentido, precisaron que "las altas tasas de interés, a su vez, castigan la actividad económica y posponen un largo rebote atrasado" y se añade el aumento de "la incertidumbre política en un año electoral, lo que agrega una mayor presión de depreciación".

"Si se lo deja solo, es probable que el programa fracase, matando a una de las últimas oportunidades para evitar una crisis de deuda y de moneda gemelas", destacaron.

El FT también precisa que si bien "se necesitan reglas transparentes para abordar la volatilidad a corto plazo", "bajo las actuales reglas minimalistas y mal diseñadas, el BCRA enfrenta dos opciones igualmente indeseables: tolerar la inestabilidad de la tasa de cambio disruptiva (...) ; o recurrir a tasas de interés insosteniblemente altas para intentar una defensa condenada de la moneda, profundizando la recesión".

"Los esquemas para reducir la volatilidad del tipo de cambio no son invenciones exóticas", fustigaron, y que señalaron que "han sido aplicados con éxito por la mayoría de los flotadores en la región". Pero concluyeron: "El programa del FMI en la Argentina tiene una pieza faltante: una regla de intervención dentro de la banda".

Según aseguraron, para curar el problema del peso argentino se necesitan "esfuerzos más serios para manejar las expectativas sobre un objetivo creíble", pero dejaron en claro que tales esfuerzos tendrían poco efecto en el caso de otra crisis cambiaria de envergadura, cosa que no descartaron.

"Ahora es el momento de actuar para evitar una dolarización masiva y una corrida sobre el peso que comprometa la consolidación fiscal del país, la estabilidad del sector financiero y, lo más importante, las posibilidades de Argentina de devolver la vida a su moneda", cerraron.

El tercero que le pegó duro al Gobierno fue El País, de España, que se refirió precisamente a las medidas que el jefe de Estado anunció hoy como "tapón" electoral de la crisis. 

"Mauricio Macri anuncia un plan de control de precios para aliviar la crisis de su Gobierno", tituló el tradicional medio europeo, y fue contundente al sentenciar que lo que ocurrió es que "el presidente argentino se rinde al populismo económico en la lucha contra la inflación" y"dispara sus últimos cartuchos".

Como para que quede claro que todo el mundo observó que las medidas son el manotazo de ahogado PRO para intentar seguir en Casa Rosada, El País señaló que "el presidente argentino ha anunciado un plan de congelación de precios y tarifas que se parece mucho a eso que prometió que nunca haría" y que "no cuesta deducir que el plan, establecido por seis meses, es decir, hasta las elecciones presidenciales de octubre, tiene también como objetivo mejorar sus posibilidades de permanecer en el cargo".

También criticaron el insólito video "anuncio" del líder PRO: "Se esperaba un discurso o algún tipo de intervención solemne, quizá en compañía de un grupo de gobernadores provinciales. Lo que los argentinos encontraron fue un video propagandístico que la Casa Rosada colgó en Facebook. Jaime Durán Barba, el ecuatoriano que gestiona la estrategia electoral de Macri, diseñó un encuentro del presidente con una familia del barrio bonaerense de Colegiales".

"El Gobierno de Macri insiste en que se trabaja para el futuro, en que las medidas macroeconómicas acabarán dando su fruto y en que el plan de control de precios no es más que un puente hacia una situación de estabilidad a fin de año", señalaron desde El País, pero luego llamaron a Macri "el inquilino de la Casa Rosada" y dijeron que "sufre un problema de credibilidad" porque "llegó a la presidencia asegurando que controlar la inflación (...) sería ´fácil`" pero que "ahora admite que es muy difícil".

A Macri, quien según el medio español "presumía de gestión económica", "le estalló la economía en las manos y ahora depende del Fondo Monetario Internacional". Y allí coincidió con el resto de los medios internacionales en que Cambiemos está cerca de irse en diciembre: "Marcos Peña repite una y otra vez que Cristina Fernández de Kirchner será la rival peronista en octubre y que el rechazo hacia ella conducirá a la reelección de su jefe. Las cosas no están tan claras. Kirchner aún no se ha lanzado a la carrera. Y los actuales sondeos no garantizan a Macri ni siquiera superar la primera vuelta". 

Boletín de noticias