Brasil entro en recesión y el gobierno de Bolsonaro pide "paciencia"

El mundo 13 de agosto de 2019 Por
El ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes, pidió a los empresarios brasileños que tengan "más paciencia" con el Gobierno de Jair Bolsonaro, que a poco más de siete meses de haber asumido se enfrenta al riesgo de una nueva recesión en el país.
20190812_054439542_bae130819-020f01.jpg_541755376
Bolsonaro y su ministro Guedes, no consiguen el despegue de la economía brasileña.

"Den un año o dos, den una oportunidad a un Gobierno que durará cuatro años y es liberal democrático. No trabajen contra Brasil y tengan un poco más de paciencia", dijo Guedes en un seminario al que asistieron mayoritariamente empresarios y funcionarios.


Guedes hizo esa petición al comentar el resultado del Índice de Actividad Económica, publicado en las últimas horas por el Banco Central brasileño, y que volvió a disparar las alarmas en los sectores productivos. Y es que de acuerdo con el mencionado indicador, la actividad económica en el socio mayor del Mercosur retrocedió un 0,13 % en el segundo trimestre del año frente a los tres primeros meses de 2019 y acumula ya dos períodos en negativo, lo que de acuerdo con los expertos configura una "recesión técnica".

Ese extremo solo será confirmado el próximo 29 de agosto, cuando se publicará el resultado oficial del PIB del segundo semestre, que seguirá a la caída del 0,2 % registrada entre enero y marzo pasados.

La falta de reacción de la economía ante las políticas de corte liberal impulsadas por Guedes, un seguidor de la llamada Escuela de Chicago, ha causado preocupación en los sectores industriales, que han sido duramente golpeados por una delicada situación económica que se arrastra desde 2015.

 
Tras haber caído siete puntos porcentuales entre 2015 y 2016, el PIB brasileño creció a un insuficiente 1 % anual en 2017 y 2018 y las proyecciones más optimistas para este año apuntan a una tímida expansión en torno al 0,8 %.

Guedes sostuvo que el proceso de reformas estructurales iniciado por el Gobierno de Bolsonaro "comenzará a mostrar sus resultados" en breve, pero insistió en que la sociedad debe tener "paciencia", pues se trata de "reconstruir" un tejido económico perjudicado por "décadas de políticas socialdemócratas".

Reformas
El Gobierno de Bolsonaro anunció el mes pasado una serie de medidas que permitirán inyectar 42.000 millones de reales (hoy unos 10.500 millones de dólares) en la economía en los próximos dos años, con el objetivo de incentivar el consumo y acelerar la recuperación que aún no llega.

También ha impulsado una dura reforma de las pensiones, que está en la recta final de su trámite en el Congreso, y un amplio plan de privatizaciones y concesiones de infraestructuras.


Aun así, los críticos de Bolsonaro consideran que esas medidas no bastarán para reactivar una economía golpeada por una drástica caída del consumo, en un escenario con un 13 % de desempleo y el sector industrial operando muy por debajo de su capacidad instalada.

Boletín de noticias